Por Virginia Marturet

"Yo era un joven agresivo y arrogante. Mis 27 años de cárcel me hicieron comprender lo importante que es la tolerancia. Que no hay tiempo para la amargura, sino para la acción " Nelson Mandela

 

I. Introducción:

Cuando nos referimos a la Discriminación suele considerársela como una conducta netamente negativa. Sin embargo, ¿es la Discriminación una acción negativa en si misma?. Existen distintos tipos de discriminación y la discriminación que debemos diluir es la discriminación social. Esa reconocida como racismo, xenofobia, discriminación por edad, por discapacidad, por genero, por religión, por nivel socio-económico, etc. ¿Es posible su disolución? ¿Cómo?

II. Definiciones:

Cuando se hace referencia al uso de la palabra discriminar pueden encontrarse distintas acepciones. Desde la definición del término[1], en primer lugar se alude a cuestiones completamente despolitizadas y asociadas con “separar” o “dividir”. Estas definiciones han ido cambiando y evolucionando a lo largo del tiempo. Para 1925 se establece la siguiente definición: “Discriminar: Separar, distinguir, diferenciar una cosa.” Y Discriminación: se define como “acción y efecto de discriminar”.

Hacia 1939, 1947 y 1954 se mantiene la mencionada definición y recién el gran cambio se da en 1970. Donde surge una segunda definición, acompañando la anterior, con mayores contenidos políticos: “Discriminar: Separar, distinguir, diferenciar una cosa de otra. // Dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, etc.”

Desde la definición etimológica, la voz existía en latín: "discriminatio"; derivada del verbo "discriminare" (distinguir), compuesto del prefijo "dis": marcando la separación y de la raíz "crimin": señalando el acto de distinguir. "crimen" depende de la raíz "cri/cre" (idea de selección). Si "discriminar" es separar, distinguir, la voz "discriminación" se refiere a la diferenciación entre personas. El valor jurídico de la palabra corresponde al acto de distinguir entre lo legal o lo ilegal y en latín "crimen" significaba "acusación", "cargo", etc[2].

Asimismo, en la actualidad existen distintos tipos de discriminación, la Discriminación Positiva es considerada como aquel mecanismo político que busca garantizar la igualdad real de oportunidades. Se trata de políticas compensatorias, “políticas de construcción de equidad real” y otras denominaciones más para garantizar el acceso igualitario a las personas a determinado espacio o ámbito. Un ejemplo típico son las normativas de cupo femenino para cubrir las bancas en el congreso nacional argentino. El objetivo principal es entonces, garantizar la igualdad de las personas afectadas, equiparando sus beneficios como grupo minoritario y "distinto" frente a las mayorías. Porque, simplemente, somos todos distintos y a su vez, todos somos iguales. Tema al que volveré.

Como contraposición también existe la que conocemos como discriminación negativa, o aquella que hace mención justamente a considerar por determinadas circunstancias como "diferente" al otro. Y por ello mismo se lo separa, aísla, ataca, cuestiona hasta el punto extremo de la propia muerte. Y porque el centro es la vida, nuestro centro, siempre debe ser éste, es que no podemos olvidar y mucho menos negar lo ocurrido durante la segunda guerra mundial: el mal llamado "Holocausto". Hoy ya más identificado correctamente como SHOA. Sin lugar a dudas, un agujero negro en la historia de la humanidad, y del que debemos aprender para no volver a repetir. Entre otros actos de discriminación llevados al extremo como el genocidio armenio y episodios similares ocurridos en sendas oportunidades y países. La Memoria, como herramienta clave para la construcción de una sociedad más tolerante.

Es decir que nos interesa y afecta como individuos, dentro de la sociedad, la Discriminación Social. Deberemos considerar el componente social para tomar a la palabra con su connotación negativa. Discriminar, no está mal, está mal discriminar socialmente. Es por ello que como sociedad debemos construir una convivencia en base a la igualdad de derechos para todos los individuos. Diluir la intolerancia hacia el otro, la discriminación social importa un logro y crecimiento humano, sin embargo se continua discriminando por razón de nacimiento, edad, religión, la política, la orientación sexual, género y la discriminación racial o cualquier condición personal o social.

¿Y a que me refiero cuando hablo de Discriminación social?

a)    La existencia de un Prejuicio, el juzgar a otro por ser distinto, que en sí mismo no convalida la discriminación social, sino que éste debe ser llevado a la acción.

b)    Por intermedio de la creación de determinados Estereotipos, es decir, de “imágenes” o “ideas” aceptadas comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable[3]. El estereotipo, por lo tanto, se configura a partir de la asociación dogmática de ciertas características, cualidades o calidades, a determinado grupo de personas, de tal manera que por éstas mismas los identificamos, tanto al grupo en su totalidad como a cada integrante de manera particular.[4]

c)    La cuestión del Dogma como una proposición que se asienta por firme y cierta como principio innegable de una ciencia.[5] Cuando el estereotipo se torna dogmatico adquiere un carácter de irrefutable como una cuestión de doctrina, indiscutible, y peligrosa si se la asocia a características de "diferente" hacia el otro u otros; y por esto se lo rechaza generándosele un estigma social. Carlos Belvedere considera que “la discriminación social no es cualquier rechazo de las diferencias (ni siquiera cualquier estereotipo o cosificación) sino únicamente aquel que excluye al diferente atribuyéndole una identidad social que sutura una totalidad sobre la base de rasgos parciales y que goza de cierto nivel de legitimidad y/o institucionalización.”

d)    La Legitimación Social, es otro requisito del proceso social de la discriminación social que importa el consenso de la comunidad o grupo de individuos para tornar posible una idea o creencia. Es mediante la creación del consenso que se adquiere dicha legitimidad. Y la otorgamos entre todos nosotros como integrantes de la sociedad frente a un pensamiento. Cuando asimilamos dichos estereotipos sin cuestionarlos, y ponemos en práctica esta identificación social provocando una exclusión hacia el otro hablamos de Discriminación Social.

e)    La Reificación o Cosificación entendida como aquel acto de transformación (o resultado de tal) de otros seres humanos en cosas que no se comportan en una forma humana sino de acuerdo a las leyes del mundo de las cosas. Y así, es que se configura la Discriminación Social. Es decir, cuando existen estos cinco procesos claves, que explican las relaciones de rechazo en las relaciones interpersonales entre sujetos de distintos grupos o individuos.

La Discriminación Social, entonces, no consiste en el mero señalamiento o reconocimiento de las diferencias existentes, sino como señala Margulis: consiste en la “negación del derecho a ser diferente”. Es decir, estereotipos o arbitrariedadesexcluyendo a partir de esa diferencia o identificación del otro que “es distinto” o “no es como uno”, por lo tanto también consiste en negar la diversidad de los grupos humanos, no tolerar "lo distinto", en virtud de características de tipo corporal, social, económico, religioso, cultural, sexual o por el motivo que se nos ocurra.

 

III. Importancia de las terminologías:

Y me refiero a Intolerancia y a la Tolerancia, como un instrumento superador al de Respeto, ya que éste último es un término más conservador, denota cierto autoritarismo e importa una relación dispar donde uno está por sobre el otro, en una situación de superioridad e inferioridad. En cambio, la Tolerancia nos lleva a la perspectiva de igualdad, donde también implica un ceder. Y he aquí lo que también debemos construir como Sociedad, entendiendo que el Ceder no es perder, cediendo también se gana. Ya lo dice el proverbio español: "El ceder es, a veces, la mejor manera de vencer.” Aprender a convivir aceptando las diferencias.

Otro dato no menor es el uso adecuado del lenguaje y las connotaciones que derivan de las distintas de expresiones que utilizamos. Es por ello que a través de la imagen quisiera demostrar la diferencia entre estos cuatro términos: Exclusión, Separación, Integración e Inclusión.

 

La Exclusión representa una distinción de un individuo o grupo a partir de sus diferencias.

La Separación importa una división, un aislamiento del y hacia un grupo determinado o determinable por el mero hecho de "ser distintos." Generando entre los integrantes del grupo separado una sensación de no pertenecer. Habitualmente estos nuevos grupos conformados se adoptan por "obligación" por habérselos señalados como distintos entre la mayoría dominante. Un caso ocurrido en nuestra historia es la creación de los ghettos. Los individuos excluidos no conforman nuevos grupos, a diferencia de la separación, donde sí.

La Integración implica que el propio grupo considerado diferente (a pesar de contar con tales diferencias entre sí), se lo incorpore a la comunidad "de iguales", sin embargo no existe una verdadera tolerancia frente a ellos, sino que se los señala como "distintos".

Es por ello que debemos apostar a la Inclusión, es decir, a conformar una sociedad entre todos donde podamos convivir libremente, aceptando nuestras diferencias, reconociéndolas (si fuera necesario) y tolerándolas. Porque todos somos distintos y debemos lograr entre todos una construcción social tolerante. Entendiendo que las diferencias nos enriquecen. Porque debemos ver a la sociedad como un rompecabezas, el cual resulta imposible armarlo con piezas iguales. Si sus "piezas" no son distintas no se puede completar. Porque, además, discriminar socialmente, ni es negocio, ya lo mencionarían el BM y IFC[6], señalando que "la discriminación por genero limita el potencial para el desarrollo. Las economías que achican la brecha entre los géneros y mejoran la posición de la mujer crecen más rápido." También hizo lo propio el BID[7]. Y esto podemos aplicarlo a la discriminación social en cualquiera de sus formas.

Tampoco, toda exclusión configura discriminación social. Al decir de Carlos Belvedere, “la única exclusión discriminatoria, es la que priva a alguien de algo a lo que podría acceder”… Por lo tanto, cuando la identificación de esos “otros” por el hecho de asociarlos a ciertas características o particularidades, es lo que nos hace considerarlos de determinada manera y no de otra, y a su vez, esa manera de considerarlo nos lleva a estigmatizarlo, excluirlo, negarlo, considerarlo como inferior, marginarlo, o como bien dice Margulis “segregarlo”, estamos en presencia de la discriminación social.

 

IV. El Rol del Derecho:

Desde el punto de vista institucional es vital el acompañamiento, brindando el sostén necesario para una construcción colectiva de la memoria y la tolerancia. Y con ello refiero a la regulación legislativa, ejecutiva y judicial de la problemática de la discriminación social.

Considerando que en nuestro derecho hay dos principios constitucionales que tienen un enorme impacto. Uno es el principio de autonomía y el otro es el principio de igualdad ante la ley. "Con relación al principio de igualdad, entiendo que está vinculado con la idea de que ninguna persona por pertenecer a un grupo determinado puede ser sometido por el resto."[8] Y nuestra legislación nacional trata la problemática prohibiéndola, proclamando la igualdad de los ciudadanos ante la ley, a partir del artículo 16 de la Constitución Nacional. Asimismo, el art. 19 referido a la autonomía de la voluntad, pregona el hecho de no ofender "al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero", ni que "Ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ella no prohíbe." Lo propio señala el art. 20, estableciendo que los extranjeros "gozan en el territorio de la Nación de los mismos derechos civiles del ciudadano". El art. 43 que habilita herramientas procesales, la acción de amparo específicamente, para la protección del afectado por un acto de discriminación social; y tornándolo mediante su incorporación a la Constitución Nacional como un Derecho de Incidencia Colectiva. Y por último, el art. 75 inc. 22 del mismo cuerpo jurídico, con la incorporación de los pactos internacionales como la Declaración Universal de los Derechos del Hombre que reconoce expresamente este derecho. En el mismo sentido, nuestros tribunales han señalado en oportunidades como en "Freddo" y "Sisnero"[9] aquellas situaciones en las que la inclusión se torna un factor clave sobre el derecho a acceder a un trabajo. Refiriéndose al alcance de la protección de no discriminación en el ámbito laboral: apuntando al "antes" y al "durante" como políticas sesgadas de promoción donde se compruebe que los varones (o las mujeres) son preferidos/relegados en su "carrera" durante la empresa.

Mediante la sanción en 1988 de la Ley Antidiscriminación 23.592, modificada por la ley 24.782, con una regulación poco feliz y demasiado restringida tornándose casi inaplicable por su orientación penal. Con escasa efectividad en la actualidad. Sin embargo, en la Argentina, el INADI es el organismo que impulsa y lleva a cabo acciones contra la discriminación, volviendo un tanto más certera su protección. Así y todo en repetidas ocasiones la Corte Suprema se expidió al respecto. [10]

 

V. A modo de conclusión:

El Derecho a la No Discriminación Social es uno de los llamados derechos fundamentales. Y a pesar de los terroríficos episodios ocurridos durante distintas épocas de nuestra historia como humanidad, la intolerancia y la discriminación social aún hoy persisten en diferentes demostraciones de odio e intolerancia religiosa, política, genero, etc. La SHOA, como máximo ejemplo de discriminación llevada al extremo y al que nunca deberemos volver. Porque no es por falta de información que se discrimina socialmente, ni tampoco por ignorancia, ni error. Sino por una voluntad terca de fijar identidad para privar de atributos a otros.

¿Cómo lo hacemos? Sirviendo a construir colectivamente una sociedad más tolerante, basada en la memoria y la tolerancia. La SHOA fue la injusticia en términos más absolutos, lo más injusto; y así todo hay quienes aún niegan este suceso. Y negándolo se justifica el problema, existió, no se puede negar, debemos recordar. Y depende de cada uno de nosotros convalidar esta ó cualquier acción a favor de la discriminación social.

Porque no es cierto que "todo tiempo pasado fue mejor". Tenemos el presente y el futuro para construir entre todos el destino que queremos, una sociedad más justa, más igualitaria, donde prime la tolerancia hacia el otro. Porque lo más relevante no es en sí el hecho de la exclusión a alguien de determinado ámbito o lugar, sino CÓMO se lo haga, la forma o el método utilizado para llevarla a cabo. Entonces creando "una diferencia diferente", entendiendo que todos somos iguales y todos somos distintos. Porque pensar diferente no significa ser enemigos, el querer imponer una visión, un pensamiento por sobre otro es un claro acto no aceptación, de intolerancia hacia el otro.

Es decir, ni de un lado ni del otro, sino aportando para que no se discrimine socialmente a más nadie y exista más tolerancia entre nosotros, los "seres humanos" principalmente y extendiéndolo a las demás especies del planeta. Crear conciencia es la clave. Conciencia individual y conciencia colectiva, a través de la memoria. Empezando por uno mismo y no hacerle al otro lo que no queremos que nos hagan. Porque no te pueden obligar a querer a alguien, pero si debemos aprender a tolerar. Porque debemos aceptar que la discriminación social, existió, existe y existirá. Aunque no se pueda anular, se puede diluir, podemos educarnos y educar para una convivencia colectiva más sana, instaurando entre todos una diferencia diferente.

Es necesaria una construcción colectiva, entre todos y para todos, articulados en su totalidad los ámbitos de la sociedad, desde el núcleo familiar, las instituciones educativas (en todos sus niveles), hasta los distintos poderes del estado y los medios de comunicación. Procurando una comunión de voluntades por la Inclusión Social con Valores humanos dignos como la vida, la igualdad, la libertad y la tolerancia como base sustentable de la nueva sociedad tanto local como internacional. Porque se es libre en la medida en que se es igual, y es la igualdad la que garantiza la libertad. Hagamos que la tolerancia sea un hábito.

"Dicen que soy héroe, yo débil, tímido, casi insignificante, si siendo como soy hice lo que hice, imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos."Mahatma Gandhi

 

Por: Virginia Marturet Etchart


 

Bibliografía:

  • Diccionario de la Real Academia Española: RAE
  • Constitución de la Nación Argentina.
  • "Mujer, Empresa y el Derecho 2014: Eliminando Restricciones para Aumentar la Igualdad de Género.", Informe Banco Mundial BM y IFC.
  • Convención sobre la Eliminación de todo tipo de Discriminación contra la mujer.
  • http://etimologias.dechile.net/?discriminacio.n
  • "Derecho y grupos desaventajados.", Roberto Gargarella, Gedisa Editorial.
  • “La Segregación Negada – Cultura y Discriminación Social”, Margulis Mario, Urresti Marcelo y otros, Ed. Biblos.
  • “De Sapos y Cocodrilos – La lógica elusiva de la discriminación social”, Carlos Belvedere, Ed. Biblos.

 

[1] Definición según el diccionario de la Real Academia Española.

 

 

 

[2] Informe elaborado para el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación la Xenofobia y el Racismo), en el marco del Observatorio en Discriminación en la Opinión Pública de la Sociedad Civil  coordinado por el Lic. Pablo Gaiano.

 

 

 

[3] Definición según el diccionario de la Real Academia Española.

 

 

 

[4] “Una vez identificado un individuo como miembro de un grupo descalificado o estigmatizado, los caracteres adjudicados a éste son aplicados a cada individuo, quien poco o nada podrá hacer en el marco de su desempeño personal para mejorar esta calificación arraigada en estereotipos (atribuidos a un sector religioso, nacional, étnico, etc.) que no se ponen en cuestión”. (MARGULIS Mario, URRESTI Marcelo y otros, “La Segregación Negada – Cultura y Discriminación Social, Ed. Biblos, pág., 45).

 

 

 

[5] Definición según el diccionario de la Real Academia Española.

 

 

 

[6] Tercer informe 2014 del Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional (IFC, en inglés) http://www.bancomundial.org/es/news/press-release/2013/09/24/societies-dismantle-gender-discrimination-world-bank-group-president-jim-yong-kim

 

 

 

[7] Informe del Banco Interamericano de Desarrollo sobre la Exclusión Social. Declaración de Misión 25 de marzo, 2003. http://www.uasb.edu.ec/padh/revista9/instrumentos/bid%20exclusion.htm

http://www.iadb.org/en/topics/topics-in-latin-america-and-the-caribbean,1125.html

 

 

 

[8] Roberto Saba en Debate sobre genero y reforma del Código Civil. UBA. Presentación del N° 90 de la Revista Lecciones y Ensayos: "Dossier de Derecho Civil"

 

 

 

[10] Corte Sup., "Gottschau Evelyn Patricia c/ Consejo de la Magistratura de la ciudad Autónoma de Buenos Aires s/ Amparo” Fallos, 329/2986, S. 8-VIII-2006.

Corte Sup., "Hooft, Pedro C. F. c/ Provincia de Buenos Aires s/ acción declarativa de inconstitucional" Fallos: 327:5118, S. 16/11/2004