Por Daniela Algañaras

@nanualganaras

Hoy son un medio de transporte alternativo que cada vez toma más fuerza, transmite un estilo de vida y son, también, un accesorio más para responder a la moda.

Hace ya algún tiempo que todos estamos tomando conciencia del cuidado del medio ambiente y, como parte de esta corriente sustentable, la gente está adoptando la bicicleta como un medio de transporte alternativo que es más rápido, más sano y te ayuda a agregar actividad física en tu rutina.

En diferentes ciudades del mundo, así también como en Buenos Aires, el Gobierno comenzó a incentivar el uso de este medio y lo sigue haciendo cada vez con más ímpetu. No solo se crearon ciclovías protegidas que están aumentando para que podamos llegar por las bici-sendas cada vez a más lugares evitando el tráfico y las estaciones donde retirar las bicicletas de la ciudad, sino que además, brinda beneficios y descuentos  a quienes optan por este medio transporte y realiza concursos que promueven ir a trabajar en bicicleta.

Por su parte, las empresas se suman a este estilo de vida al que apuntan cada vez más personas y aportan lo suyo para colaborar con el cuidado del planeta y con una vida más saludable para sus colaboradores.  Ya hay un gran número de empresas que cuentan con un sector de estacionamiento especialmente destinado a bicicletas, utilizan sus canales de comunicación para transmitir mensajes que apoyan este medio de transporte ecológico y transmiten sus ventajas junto con tips para los ciclistas, e incluso muchas cuentan con vestuarios y duchas para poder bañarse después de tanto pedalear. Además, como parte de sus programas de sustentabilidad y/o bienestar, otorgan beneficios como descuentos para que sus empleados puedan comprar sus rodados a mejor precio o con mejores planes de financiación (algunas incluso los regalan o los sortean) y regalan cascos, bocinas, luces y otros accesorios para que manejen de forma segura.

El uso de bicicletas no solo se promueve hacia adentro de las empresas, sino también hacia afuera. Los restaurantes y casas de té más modernos, ya se declararon “Bike Friendly” y agregaron bicicleteros para recibir ciclistas. Y, en su estrategia de marketing, y para mostrar su compromiso con la sustentabilidad, tienen también beneficios especiales para quienes llegan en bici como refill gratis, café especial, etc.

Y el rubro gastronómico no es el único que suma las bicis a sus comunicaciones y estrategias de venta y RSE. En estos últimos años, las bicicletas llegaron a incursionar hasta en el mundo de la moda. Los más prestigiosos diseñadores internacionales tienen hoy en día sus propias líneas de bicicletas de lujo, creadas para los públicos más fashion y exclusivos.

Cada vez crece más la conciencia por cuidar al planeta y la cantidad de personas que adoptan hábitos sustentables como un estilo de vida. Es por eso que la oferta también crece y las bicis se transformaron en un objeto fashion que combinar con el resto de nuestro look. Podés reciclar tu bici vieja, comprar una de lujo hecha por un diseñador de moda, usar una de paseo con canastita (las retro son las que están más de moda en la actualidad), o bien aprovechar las del Gobierno de la Ciudad pero no puede faltarte tu bicicleta para estar a la moda y aportar tu granito de arena al planeta, ayudando también a tu cuerpo y a una rutina que es saludable por donde la mires: menos stress por el tráfico, más actividad física, más tiempo al aire libre y menos contaminación al medio ambiente. 

Por: Daniela Algañaras

@nanualganaras