Por Virginia Marturet

@Vir_Marturet

La construcción del Rol del Docente en relación con la Participación del Alumno.

RESUMEN:

            En el presente trabajo se pretende indagar cómo se construye el rol del docente, orientado a promover la participación de los estudiantes en las aulas durante la enseñanza del derecho, cómo influyen los cambios sociales actuales y el impacto del entorno social, cultural y ambiental.

Considerando que tanto el rol del docente como el de los estudiantes, son igual de importantes en esta construcción, se expondrá la problemática actual de las distintas generaciones de individuos que asisten a clases en tales roles. A partir de allí, se trabajará con diversas herramientas como la finalidad de la participación y la función de ambos roles en el aula (dado que intervienen, vinculándose, en los procesos de enseñanza- y aprendizaje), las influencias del marketing como generadoras de interés, y la forma de construcción de la comunicación, como acción política; articulándose para favorecer los procesos de enseñanza y aprendizaje en la universidad.

            A mediados del siglo XX, cuando nacen los Baby Boomers[1], se encontraba vigente en el sistema educativo, el enfoque didáctico denominado Clásico o  Tradicional cuyos fundamentos en relación a la teoría del conocimiento eran positivismo y conductismo. Positivismo, corriente filosófica en la cual el conocimiento se basa en la investigación empírica para explicar los fenómenos sociales. Esta corriente, se basa en leyes que se infieren en base a las experiencias sensoriales, donde el método predomina. Por otra parte, el conductivismo es una corriente psicológica que se basa en la observación de la conducta. Esta corriente, hace sus primeros estudios en animales y se basa en que a un estimulo le sigue una respuesta.  

Si bien hubo otros enfoques que precedieron al mismo y que coincidieron con el desarrollo de la Generación X[2], es en un enfoque Innovador y Creativo en el cual me centraré, orientada a la generación Y ó Millennials y subsiguientes.

            ¿Podríamos afirmar que las nuevas generaciones de docentes y estudiantes, se caracterizan por romper con los esquemas de las generaciones anteriores?. Son: multitasking, colaborativas, creativas, innovadores, autónomas, cuestionadoras, con actitudes desafiantes y retadoras.? Con sus nuevas inquietudes, contribuyen a un presente y futuro más comprometido por los cambios sociales, y la sociedad en su conjunto; como así lo mencionan, entre otros distintos estudios sobre los Millenials ó generación Y[3].

            Éste grupo se encuentra conformado por aquellos que crecieron y/o nacieron con internet y que, por lo tanto, integran la tecnología a todos los aspectos de su vida. Su actitud frente a las cuestiones relacionadas con el trabajo y la educación, son de vital importancia ya que valoran más el disfrutar el camino que el llegar al destino. ¿Es por allí entonces, por donde pasa su motivación?

            Un relevamiento efectuado a un grupo de docentes que cursan el último módulo de la Carrera Docente de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires arrojó interesantes respuestas a partir de los siguientes interrogantes: ¿Participan los alumnos en la clase? ¿Qué dinámica y actividades desarrolla durante la cursada?: ¿La dinámica que eligen para dar clases son promotoras de participación? ¿Funciona?

            Se obtuvo, a partir de estas preguntas una gran diversidad de respuestas, basadas en experiencias concretas en el campo de la educación universitaria, en menos de 30 segundos de una pregunta disparadora, se planteó una idea bastante orientada de la participación, y que no se trata de una cuestión de blancos y negros, sino que presenta varios matices a tener en cuenta

            Asimismo, entrevistaré para así obtener respuestas de algunos de los autores con los que se trabaja la bibliografía, al Dr. Mario Resnik[4] y al Dr. Duncan Kennedy[5], precisamente[6]. Considerando que el intercambio de experiencias y conocimientos intergeneracionales genera enriquecimiento al debate que consolidará el enfoque esperado.

            Se busca responder al interrogante ¿qué ocurre en la educación y el "ámbito académico" actual en la construcción del rol del docente en relación con la participación del alumno? ¿Cómo construir para favorecer los procesos de enseñanza y aprendizaje desde el aula en la educación, el derecho, en la universidad, y la política? Me centraré en este enfoque desde y hacia las nuevas generaciones, porque considero que es en pos de una comunicación más efectiva que podremos vincularnos y así alcanzar resultados superadores. Para hacer trascender a la sociedad en su conjunto y, principalmente, a las personas y protagonistas que intervienen.

 

HACIA LA TRANSFORMACIÓN DEL DOCENTE UNIVERSITARIO EN EL SIGLO XXI – PARADIGMA DE IGUALDAD.

            En la enseñanza y el aprendizaje del derecho, considero que el rol del docente es tan importante como el rol del estudiante. Sin embargo, para alcanzar y construir una participación activa en las aulas, será vital comprender la importancia de la generación de vínculos entre las personas. La igualdad constituye la norma y regla fundamental para generar un buen espacio de intercambio en el aula. Con las nuevas generaciones de estudiantes y profesores, hoy ya presentes en las clases de la Facultad de Derecho, se vislumbran cambios estructurales, propios de estas nuevas generaciones. Cuáles son sus nuevas inquietudes, ya que son públicamente notorios los cambios en el entorno social, cultural y ambiental, ¿qué impacto generan en la educación y el "ámbito académico"?

En el capítulo 2, del Estatuto Universitario de la Universidad de Buenos Aires, referido a la enseñanza, el artículo 6° señala: "la enseñanza es teórica y práctica y se desarrolla dentro de las modalidades propias de cada Facultad o escuela; es activa y procura fomentar el contacto directo entre los estudiantes y el personal docente.

Desarrolla en los estudiantes la aptitud, de observar, analizar y razonar. Estimula en ellos el hábito de aprender por sí mismos, procura que tengan juicio propio, curiosidad científica, espíritu crítico, iniciativa y responsabilidad."

Sin embargo, cuando se consultó a los docentes sobre dicho artículo en el curso de Carrera Docente, los ex alumnos, hoy docentes de la facultad; quedaron sorprendidos de lo que se expresaba en letra y que distara tanto de la realidad y experiencias vividas particularmente. Hubo coincidencias, todos aprobaban el espíritu y texto del artículo, y querrían estudiar así, ya que no lo sintieron en su momento.

            Por lo tanto, considero esta situación un disparador para trabajar la importancia de la construcción de un nuevo rol del docente. Con motivación y partícipe de generar impacto, en relación con la motivación del alumnado y su consecuente participación (valga la redundancia) en el desarrollo de las clases de derecho.

            Como se puede observar en el siguiente cuadro:

Fuente: propia

La influencia del marketing, servirá como una herramienta más para comprender al grupo de estudiantes, a través de identificar cuáles son sus necesidades de aprendizaje, motivaciones personales y grupales. Orientar sus deseos en pos de su propuesta pedagógica y de cursada de la materia. Y por último, estimulando la demanda por el adquirir conocimiento y reflexionar sobre el mismo, logrando tener libertad de pensamiento, como asimismo alcanzando un pensamiento crítico. Entendiendo que éstos serían, a modo de ejemplo, los objetivos de un profesor de derecho en la Universidad de Buenos Aires.

De la encuesta realizada a los docentes, mencionada anteriormente, se obtuvieron los siguiente resultados:

 1. ¿Participan los alumnos en la clase?

Las opciones de respuestas más elegidas fueron: a) No, y luego d) Si, dependiendo de los contenidos. Por lo que se puede interpretar que habría cierta resistencia, ¿quizás desmotivación?, del alumnado hacia su participación en la clase. Sin embargo verificando las demás respuestas obtenidas, pareciera que el factor individual del profesor o una combinación de personalidad y contenidos alteran este patrón de pasividad del estudiante.

Las opciones de respuesta eran: a) No. b) Si, siempre los mismos. c) Si, depende el día y los contenidos. d) Si, dependiendo de los contenidos. e) Si, pudiendo ser activa o pasiva. Un docente expresó al respecto: "su visión respecto de la diferente interpretación que se puede tener respecto de la participación: algunos estudiantes pueden participar activamente, pero tal vez otros están aún más metidos en el tema pero no intervienen visiblemente”."

2. ¿Qué dinámica y actividades desarrolla durante la cursada?:

Las opciones de respuestas más elegidas fueron: b) Expositiva dialogada y luego g) Estimular la participación de los que no participan. Analizando éstas respuestas, infiero que los docentes que cursan el modulo 4 de carrera docente, se perciben activos al momento del dictado de la clase, manteniendo ciertas estructuras de dinámicas pedagógicas heredadas de los docentes titulares de las cátedras a las que pertenecen, como así conductas aprendidas de sus experiencias personales como alumnos de la facultad..

Las opciones de respuesta eran: a) Métodos de casos, b) Expositiva dialogada, c) Taller, d) Roll play, e) Exposición de alumnos, f) Lectura colectiva, g) Estimular la participación de los que no participan. Respecto las técnicas mencionada en el punto b), tomando del mismo registro: “Un docente dice que él da clases expositivas pero trata de mechar con chistes,; un colega la califica entonces como "expositiva tribunera".

Se comprueba que muchas son las dinámicas utilizadas por los actuales docentes que cursan el modulo cuatro de la Carrera Docente, por lo que se puede inferir que la participación del alumnado es un tema de interés para ellos. Siendo creativos al momento de buscar esa participación y considerándose participes para su generación y concreción.

 3. ¿La dinámica que eligen para dar clases son promotoras de participación? ¿Funciona?

La opción de respuesta más elegida fue: a) A veces sí. Esta respuesta, la percibo un tanto sesgada, ya que los expone en su rol de docentes. De todas maneras, demuestra que sus esfuerzos por que los estudiantes participen, por momentos, son fructíferos. Asimismo, percibo cierta añoranza y que la participación podría ser mayor.

Las opciones de respuesta eran: a) A veces sí, b) A veces no. Uno de los compañeros cuenta que interpela a los que no participan para tratar de escuchar a todos, ya que hay alumnos que por temor o timidez no lo hacen. El intercambio respecto de la participación a partir de la administración de la encuesta promueve la apertura de un campo de análisis respecto a los diferentes motivos de la no participación, generando un intercambio grupal en relación a las diferentes formas que utilizamos para fomentar la participación en clase. De esta pregunta infiero que no estaría conforme aquel docente que no obtiene participación del alumnado en sus clases, por lo que al momento de no conseguirla, insiste en buscar nuevas alternativas para alcanzar su objetivo. Pareciera que el docente de generación X e Y no se quedaría en la idea del alumno pasivo de la escuela bancaria, en palabras de Paulo Freire[7] como aquella vasija vacía que debe ser llenada.

 

De la entrevista realizada personalmente al Dr. Mario Resnik[8], quien respondiera a las mismas preguntas, obtuve la siguiente información:

Considera que los alumnos si participan, sin embargo que dependerá del clima de la clase para favorecerla. Comienza autodefiniéndose como "un mal modelo de profesor", ya que su forma de dar clases la considera muy distinta a la de otros profesores de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, de su generación.

Para ello se propone como objetivo, no lograr la participación, sino crear un buen clima de trabajo. Afirma que se viene a la facultad para obtener conocimiento, y que propone un conocimiento y aprendizaje cooperativo a través de una "comunicación saludable" que promueva la confianza. Asegura el Dr. Mario Resnik que "con confianza, se participa." y, agrega, que los alumnos le dicen sentirse castigados/maltratados (información que no puede afirmar); y que pareciera que "aquí los profesores son tramposos" ya que en la clase proponen a los estudiantes que se expresen libremente, sin embargo cuando dicen algo contrario al pensamiento del docente, éste les responden diciendo "eso es una barbaridad". Es decir, los invitan a participar y luego los critican, matando así la confianza entre docente-estudiante.

Otras estrategias que utiliza es incorporar las nuevas tecnologías (TICs) en el aula. Se puede usar el teléfono en la clase, ya que la considera una fuente informativa para así avanzar con el acceso a la información y diferenciarlo para alcanzar la reflexión, "que genera la profundidad de las personas". Asimismo, añade que esto implica un costo mayor, ya que terminan todos exponiéndose más, incluso y en primer lugar, el profesor.

Si bien dice no emplear técnicas o recetas pedagógicas concretas propone una "teoría pedagógica de las estrategias indirectas" donde no se obliga directamente a realizar una actividad, sino que lo plantea indirectamente buscando captar el interés del otro. Una vez más, para que los estudiantes se comuniquen, tengan más confianza y se permitan reflexionar (al igual que lo propusiera Jacques Rancière[9]) indica que el arte que cada uno de los estudiantes trae (la música, la pintura, etc.), "cualquier cosa que pueda generar creatividad", sin perder de vista que no es el objetivo de la facultad, contribuye a  promover la comunicación, confianza y reflexión. Dado que es un apasionado de la música, también la aplica para promover la participación, si encuentra interés del alumnado. Recientemente, en un curso se logró formar una banda, entre estudiantes y profesor, que contaba con una cantante, percusión y saxofón. Prepararon cuatro temas. Todo ello para generar y lograr un buen clima en el aula, tal es el punto que se propone llegar a la instancia de evaluación final cerrar la cursada "con algo alegre". Y continua: "con la participación, el clima se mantiene".

El considera exponerse al momento de dar la clase que cada profesor tiene una personalidad y que al dar la clase, la expone. Recomienda comunicarse, hablando con el alumnado, sin tenerle miedo a la gente, mirando al otro, buscar generar un vínculo. Sin embargo, establece que "lo definitorio es la actitud, uno la tiene o no, eso no se vende, ni se compra" y no confundir dar la clase con adoctrinar, aprovechar del poder de la charla. Toma de un autor español, Jorge Wagensberg[10], la idea de que "la comunicación de la clase es una charla". Que sugiere cursos de no más de veinticinco personas, porque ya no se generaría la charla y sería una exposición, un discurso. Y se refiere a charla y no dialogo, como una manera más genuina de comunicarse.

 Para finalizar, agrega que todo el esfuerzo propuesto "a veces funciona y otras veces no", lo interesante es ir probando que funciona en cada caso señalando que es importante el "adaptarse al grupo", ya que no todos los grupos son iguales. Algunos son más comunicativos que otros. Destaca el lograr del aula un grupo de encuentro, de revelación.

Personalmente, conociendo al Dr. Mario Resnik y habiendo participado de sus clases, destaco su compromiso y dedicación en el dictado de las clases. Y sus esfuerzos por generar un clima agradable en el aula y un ámbito de confianza que fortalece el vínculo docente-estudiante. Si diferenciación al momento de dar la clase y sus expresiones volcadas y transcriptas de la presente entrevista y textos de su autoría. Significan verdaderos aportes para una enseñanza del derecho acorde a las nuevas necesidades de los estudiantes del siglo XXI. Ese poder de adaptación a las necesidades del grupo de estudiantes y esa permeabilidad a ir actuando en función a lo que el curso demanda, implican una revolución en la manera de de aprender y enseñar el derecho. Desde la igualdad y por la transformación de los estudiantes que cursan sus materias. 

Por su parte, de la entrevista realizada al Dr. Duncan Kennedy[11] sobre la enseñanza del derecho y la relación del rol docente con la participación, surgen también interesantes ideas que aportan al tema que nos ocupa.

El profesor Duncan Kennedy emplea un método de enseñanza del derecho muy distinto a lo que acostumbra la Escuela de Derecho de la Universidad de Harvard donde ejerce[12]. Propone que debe buscarse quitar las barreras entre alumnos y docentes para generar una mayor participación. Y señala que para alcanzar la participación activa, pueden emplearse distintas técnicas o estrategias pedagógicas, A veces funcionan y cuando no, emplea otras técnicas. Por ejemplo, para lograr momentos de discusión y debate, plantea en principio, una "pregunta tonta o fácil" para después preguntar algo realmente importante o difícil. También emplea y propone, realizar preguntas para que levanten la mano, y así entre ellos se motivan para ir participando, y los que no estaban atentos comienzan a prestar atención. Como estrategias para generar la participación pregunta a algún estudiante en especial, y si no sabe la respuesta, consulta al siguiente y así, hasta que uno le responde. También, a veces es él mismo quien da una respuesta que sabe generará polémica para promover que aportes nuevas ideas.

Aplica también el método de casos, muy propio de Harvard, presentando fallos acordes a lo que quiere transmitir en la clase, incluso algunos muy polémicos que generarán sentimientos encontrados entre los estudiantes de la clase. Entrega un listado de casos de estudio al comienzo de la cursada que se deberán ir leyendo para las sucesivas clases.. Para finalizar, él asegura que todas estas metodologías propuestas le resultan de utilidad para lograr la participación del alumnado.

Tuve la oportunidad de asistir a la clase del Dr. Duncan Kennedy y al comenzar a dar su clase, como estrategias adicionales que podría incluir a modo de vivencia personal, quisiera destacar que quitó el atril que lo separaba del alumnado y se sentó sobre el escritorio para tener un contacto más directo. Asimismo, mientras realizó exposiciones caminó por el aula acercándose distintos alumnos y así consiguiendo llamar su atención y obtener mayor participación frente al planteo de preguntas. Miraba a los ojos a cada uno de los estudiantes y si alguno no prestaba atención jamás le llamó la atención, ni pidió dejara de hacer lo que hacía (escuchar música, responder mensajes del teléfono, etc.).

Para finalizar mi estudio, y reflexionando, sobre las palabras de Verónica de Andrés y Florencia Andrés, creadoras de Confianza Total (www.confianza-total.com); quienes señalan basándose en estudios sobre el sistema de educación de Finlandia, "a muchos chicos les falta creer en sí mismos"[13]. Es decir que para lograr participación, en primera medida el docente[14] es quien deberá empatizar con el estudiante y/o grupo de estudiantes identificando sus necesidades para generar la motivación, buscando generar un buen clima en la clase para así establecer un ámbito de confianza y contribuir a que puedan creen en sí mismos. Ya lo mencionara Jacques Rancière, en El maestro ignorante:[15] "Se puede enseñar lo que se ignora si se emancipa al alumno" creando un ambiente dinámico para que luego, se permitan reflexionar y participar de la clase.

            En definitiva, a través de una comunicación más efectiva podremos vincularnos, crear vínculos genuinos, donde la comunicación fluya. Se obtendrá un conocimiento colaborativo, tomando una vez más las palabras del Dr. Mario Resnik. Porque según lo referido por ambos autores el intercambio de experiencias y conocimientos genera motivación que enriquece los procesos de enseñanza y aprendizaje, en este caso del derecho. Así, podrán alcanzar resultados superadores y beneficiosos para todo el grupo de individuos que interactúan entre sí, desde la igualdad.

            Por lo tanto, considero que, como docentes, debemos permitirnos transformarnos. Y esto transforma el rol del docente, en el que ya no será éste el generador del contenido y quien deberá "llenar" al alumno vacío, tal como plantea esa visión bancaria de la educación.[16], sino que propone un aprendizaje en conjunto, con una visión compartida. Ambos aprendiendo, siendo el rol del docente el de guía en todo en este proceso, donde el alumno ya no será a quien se le deba impartir contenido, sino acompañar y guiar en su propio proceso, incluso distinto al de sus colegas y demás compañeros. Cada uno aprende y es a través del docente es que supera los obstáculos que se le podrían presentar en el proceso.

Porque la participación fomenta la participación, y esta tiene mucho que ver con el tratamiento que nosotros, como docentes, le damos a la persona que "se expone" participando. Es importante rescatar lo positivo de cada intervención con el alumnado y asumir que sin una motivación del docente por vincularse con el estudiante, la participación y motivación del alumnado difícil será que se produzca.

Por lo tanto, la formación docente, siempre imprescindible, es especialmente relevante en tiempos de nuevos paradigmas jurídicos y sociales.  El profesor deja de ser un referente para la presentación y transmisión de la información y se convierte fundamentalmente en un diseñador de medios y en un orientador del estudiante.

Repensar las estrategias educativas y manejar estrategias pedagógicas que sean innovadoras; que mejoren los aprendizajes de los estudiantes, evitando caer en los excesos y la monotonía de trabajar siempre de la misma forma. ¿Cómo?

• Conocer a los estudiantes.

• Superar el individualismo y promover la cooperación.

• Buscar puntos de comunión que apelen a nuestros valores más profundos. Con más humanidad.

            Por último, desde la política, trabajar por la construcción de conciencia, tanto individual como social, que entiendo es uno de los principales valores que tiene la docencia y ella solo se consigue a través de la voluntad individual.

            A través de las distintas herramientas se puede complementar el desarrollo del proceso de enseñanza, en pos de un aprendizaje significativo para todos y cada uno de los integrantes del grupo de estudiantes y docente, incluido, en pos de la participación.

            No hay dudas que estos cambios nos obligan a cambiar, a apostar por más y sólo depende de nosotros, de nuestra actitud. Ya lo decía Sócrates: "Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros."[17]

BIBLIOGRAFÍA

- Academia. Revista sobre enseñanza del Derecho año 4, número 7, 2006, ISSN 1667-4154, págs. 349-396. La enseñanza de “Teoría del Estado” en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Resnik, M. H. y Perícola M. A. 

- Academia. Revista sobre enseñanza del Derecho año 6, número 12, 2008, ISSN 1667-4154, págs. 257-316. Aprender y enseñar en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Resnik, M. H. 

- Kennedy, D. (2012) La enseñanza del derecho como forma de acción política, 1° Ed. Siglo Veintiuno Editores, Bs As.

- Rancière, J. (2002) El maestro ignorante, Traducción de Núria Estrach. 2° Ed. Laertes, Barcelona.

- Martinez Paz, F. (1995), La enseñanza del Derecho (modelos jurídicos-didácticos), Academia Nacional de Derecho y Ciencias sociales de Córdoba, Instituto de Educación, Córdoba, p 9.

 

 

 

 



[1] Baby boomer es un término utilizado para describir a las personas nacidas durante el "baby boom", que sucedió en algunos países anglosajones, en el período momentáneo y posterior a la Segunda Guerra Mundial, entre los años 1946 y 1965. Luego de la Segunda Guerra Mundial, varios países anglosajones (Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda) experimentaron un inusual repunte en sus tasas de natalidad, fenómeno comúnmente denominado "baby boom". En esos países y en el resto del mundo, el término para referirse en cuestiones demográficas para denominar a esa generación, y desde el marketing principalmente, usualmente es utilizado también.

[2] Generación X, este término se usa normalmente para referirse a las personas nacidas tras la generación de los baby boomers. Aunque, si bien no existe un rango universal con fechas exactas el término, suele incluir a las personas nacidas a principios de los años 1960 hasta aquellos nacidos a fines de los años 1970.

[3] Para conocer más acerca de este grupo, se puede consultar: http://www.caras.cl/sociedad/los-millennials-hiper-conectados-y-comprometidos/

[4] Mario H. Resnik, Doctor y abogado de la Universidad de Buenos Aires. Profesor asociado por concurso y tiene a su cargo la cátedra de Teoría del Estado, Universidad de Buenos Aires. Profesor adjunto por concurso de Ciencias Políticas en Ciclo Básico, Universidad de Buenos Aires  Director del Departamento de Derecho Público I de esta facultad (Res (D) Nº 18974/08). Docente de Filosofía del Derecho, Introducción al Derecho y las Ciencias Sociales, Derecho Político y Teoría del Estado, Universidad de Buenos Aires. Docente de posgrado,  Universidad de Buenos Aires. Fue profesor adjunto de Historia Constitucional Argentina en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, Universidad Nacional de La Plata. Ha dirigido el trabajo de doctorandos en las Universidades de Buenos Aires y de Belgrano. Buenos Aires, Argentina.

[5] Duncan Kennedy, B. A. Economía, Universidad de Harvard, 1964. LL. B. Facultad de Derecho de Yale, 1970. Doctor honoris causa en Derecho Privado, Universidad de Amsterdam, 2005. Doctor Honorario en Derecho, Universidad de los Andes, Bogotá, Colombia, 2010. Doctor Honorario en Derecho, Universidad de Quebec en Montreal, 2011. Doctor Honorario en Derecho, Instituto de Estudios Políticos de París, 2012. Profesor titular de Jurisprudencia general, Facultad de Derecho de Harvard, Cambridge, Estados Unidos.

[6] Academia. Revista sobre enseñanza del Derecho año 4, número 7, 2006, ISSN 1667-4154, págs. 349-396. La enseñanza de “Teoría del Estado” en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Mario Héctor Resnik y María Alejandra Perícola. Y  Academia. Revista sobre enseñanza del Derecho año 6, número 12, 2008, ISSN 1667-4154, págs. 257-316. Aprender y enseñar en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Mario Héctor Resnik

[7]  Educador, filósofo y experto en temas de educación, de origen brasileño. Uno de los más influyentes teóricos de la educación del siglo XX.

[8] Mario H. Resnik, Doctor y abogado de la Universidad de Buenos Aires. Profesor asociado por concurso y tiene a su cargo la cátedra de Teoría del Estado, Universidad de Buenos Aires. Profesor adjunto por concurso de Ciencias Políticas en Ciclo Básico, Universidad de Buenos Aires  Director del Departamento de Derecho Público I de esta facultad (Res (D) Nº 18974/08). Docente de Filosofía del Derecho, Introducción al Derecho y las Ciencias Sociales, Derecho Político y Teoría del Estado, Universidad de Buenos Aires. Docente de posgrado,  Universidad de Buenos Aires. Fue profesor adjunto de Historia Constitucional Argentina en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, Universidad Nacional de La Plata. Ha dirigido el trabajo de doctorandos en las Universidades de Buenos Aires y de Belgrano. Buenos Aires, Argentina.

[9] Rancière, J. (2002) El maestro ignorante, Traducción de Núria Estrach. 2° Ed. Laertes, Barcelona.

[10] Profesor, investigador y escritor español nacido en Barcelona, el 2 de diciembre de 1948. Licenciado (1971) y doctorado (1976) en Física con premio extraordinario por la Universidad de Barcelona, donde es profesor de Teoría de los Procesos Irreversibles en la Facultad de Física desde 1981. También es profesor invitado en la Danube University Krems (Austria).

[11] Duncan Kennedy, B. A. Economía, Universidad de Harvard, 1964. LL. B. Facultad de Derecho de Yale, 1970. Doctor honoris causa en Derecho Privado, Universidad de Amsterdam, 2005. Doctor Honorario en Derecho, Universidad de los Andes, Bogotá, Colombia, 2010. Doctor Honorario en Derecho, Universidad de Quebec en Montreal, 2011. Doctor Honorario en Derecho, Instituto de Estudios Políticos de París, 2012. Profesor titular de Jurisprudencia general, Facultad de Derecho de Harvard, Cambridge, Estados Unidos.

[12] Kennedy, D. (2012) La enseñanza del derecho como forma de acción política, 1° Ed. Siglo Veintiuno Editores, Bs As.

[13] https://www.youtube.com/watch?v=edYxzMOayPg

[14] http://www.lanacion.com.ar/1578702-los-maestros-son-la-clave-del-aula-del-futuro

[15] Rancière, J. (2002) El maestro ignorante, Traducción de Núria Estrach. 2° Ed. Laertes, Barcelona.

[16] Pablo Freire. Pedagogía del Oprimido. Ed. SXXI. 1970. Pág. 79

[17] Sócrates , filósofo griego. (470 AC-399 AC) 

Por: Virginia Marturet

@Vir_Marturet