Por Virginia Marturet


Los cambios de estructura, las crisis, nos llevan a preguntarnos, a dudar, a investigar sobre lo que está pasando alrededor nuestro y lo que nos pasa a nosotros respecto a lo distinto. Ya lo dicen los chinos, crisis es oportunidad, pero desde nuestra cultura occidental no estamos muy convencidos de ello, o si?. Y ocurre porque cuando estamos "cómodos" frente a una situación (que no necesariamente implica que estemos a gusto con la misma) nos resulta más difícil creer que lo nuevo será mejor, que el cambio será positivo.

Darwin, el creador de la teoria de la evolución, sostenia: que "el mundo no es estático, sino que está en continuo cambio (evolución). Las especies cambian continuamente, apareciendo nuevas y extinguiendose otras con el tiempo". Es por ello que quienes no se adapten, no comprendan esta nueva logica, seran los que más se resistan y más padezcan por no compartir. Creyendo en un mundo que ya no es.

Si bien, en una primera aproximación podríamos considerar que las nuevas generaciones, aparentemente estarían más adaptadas a este nuevo paradigma mundial, de los negocios y la vida en general; donde la información ya no se recopila y guarda como un tesoro individual. Sino que se comparte y mientras más se distribuye, más rico se es. No es solo una cuestion de edades, sino de actitud.  Y en eso consiste la adaptación, la evolución.

Ya lo mencionaba Darwin, "el proceso de cambio es gradual y continuo." Y ese proceso ya comenzó, la expansión de internet y la democratización de la información fueron parte fundamental para el comienzo de este nuevo proceso. Compartir, deriva del latin y significa: con-partir: partir con, ¿con quienes compartir? Con la comunidad, con el mundo entero.

La evolución de nuestra especie hoy implica compartir, en un mundo en el que la avaricia nos ha llevado a donde estamos, con nuevas problemáticas que resolver; nos invita a repensar nuestra cotidianeidad, a evolucionar para un cambio en positivo. Porque así lo será, donde la conciencia nos resulte superadores y compartamos entre todos lo que creemos mejor para, desde allí, generar una sociedad más sustentable.

Lo indican los cambios en los procesos productivos que apuntan hacia el ecodiseño, donde el tan conocido y estudiado Ciclo de Vida del Producto dejo de ser lineal para tornarce ciclico. En continuo movimiento y evolucion. Asi se relaciona con el ciclo de vida de las especies, donde es necesario evolucionar para sobrevivir, evolucionar para mejorar. Y asi el cambio es bueno.

Toda revolución trae cambios, también para el conocimiento. Entiendo que no solo es una cuestión de fe, sino de realidad. Es un hecho que cuando algo sucede, que nos modifica la estructura, nos invita para sobrevivir a cambiar. Y pasado un tiempo, miramos hacia atrás y vemos que fue para mejor.

La clave, ya no importa el tener, sino el ser. Es siendo como lograras superarte y evolucionar, y como podrás adaptarte mejor a este nuevo paradigma donde el compartir es la regla. Y las marcas que entiendan este concepto también podrán evolucionar y continuar desarrollándose a lo largo del tiempo. Pero ya no se trata de una cuestión de parecer, sino puramente de ser.

Ya lo decía Lao-Tsé “La forma de hacer es ser”.

Comparte esa es la base de una nueva cultura de cambio. Donde lo importante no es acumular para uno, sino brillar por lo que sos: eso es Ser Sustentable.

Te comparto, a continuación, una acción de Coca Cola donde se lleva a la práctica parte de este concepto: http://youtu.be/t9cmoT_wb0A

Por: Virginia Marturet Etchart